¿Adictos a la tecnología?

Si recientemente hablábamos en nuestro blog de la necesidad de proteger a los niños frente a la tecnología, lo haremos hoy de los peligros que supone para los adultos y jóvenes cuando se convierte en adicción. Podríamos hablar de adicción cuando el uso se convierte en una actividad prioritaria en la vida del individuo y cuando al no poder utilizarla sufre tensión, nerviosismo y angustia.  No es una exageración, ya son numerosos los gabinetes de psicología que ofrecen este tratamiento.

Juegos, redes sociales, Internet, uso exagerado del móvil, son tentaciones en las que cae el adicto  a la tecnología sin ningún tipo de control, lo cual genera un paulatino aislamiento, que afecta a sus relaciones y habilidades sociales. A menudo se detectan problemas familiares y laborales, y en el caso de los jóvenes dificultades con los estudios.

Se trata de un problema más común de lo que se pudiera pensarse. No es infrecuente ver cómo, por ejemplo en un restaurante, cada comensal no deja de consultar el smartphone debilitándose así el beneficio de la conversación con amigos y familiares.

Desde diversos sectores y organizaciones se pide una mayor regulación de las grandes empresas tecnológicas para evitar, en lo posible, el aluvión de contenidos que inundan constantemente nuestros dispositivos y que en su gran mayoría, no son desinteresados ni tampoco inocuos. No parece una tarea sencilla. Mientras, habrá de ser la iniciativa individual la que tome conciencia de las consecuencias que un uso exagerado de la tecnología puede ocasionar, que algunos especialistas ya denominan “daño social”.

Una entidad sin ánimo de lucro Common Sense Media publicó un informe sobre la afectación de las nuevas tecnologías en la sociedad norteamericana, que recogía el pasado febrero el periódico El País. Según dicho estudio “El 27% de los adultos se consideran adictos; el 48% se ve en la necesidad de contestar inmediatamente a mensajes o alertas de sus redes sociales. Las cifras entre adolescentes son del 50% y el 72%, respectivamente. Además, en torno al 75% de los padres afirman que discuten con sus hijos por el uso de los móviles”.

Por tanto, como podéis comprobar, no hablamos de un problema menor.

Entra en Mactual para ver nuestro catálogo de productos

Para acceder a otros artículos del blog

¿Compartes? ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *