Ventajas y desventajas de las impresoras 3D

Las impresoras 3D son uno de los aparatos electrónicos que en la actualidad más revuelo han suscitado y han acaparado la atención de todo el mundo. Poder reproducir cualquier cosa en formato 3D aunque puede resultar positivo en muchos casos, en otros muchos no lo es.

Para tener un poco más claro los pros y los contras de esta herramienta a continuación en este post explicaremos un poco las distintas funciones de la misma. Todo esto nos servirá también para conocer por qué se considera que las impresoras 3D están marcando el cambio a una nueva revolución industrial y cómo las empresas y los ciudadanos de a pie pueden beneficiarse de ella.

¿Qué beneficios aportan las impresoras 3D?

  • Personalización. Es una de las ventajas más “potentes” de las impresoras 3D, ya que cualquier persona, en cualquier momento puede crear o realizar cualquier objeto que se le ocurra en 3D con tan solo programar el dispositivo para ello. Por lo que no hay límites en este sentido.
  • Por sus características permite crear desde la misma máquina cualquier cosa que se nos ocurra, pudiendo crear así distintos “productos” desde una sola impresora y sin necesidad de disponer de distintas máquinas para cada producto.
  • Usabilidad y aplicación en diversos sectores. Debido a esa personalización y versatilidad que comentamos anteriormente, las impresoras 3D pueden ser usadas en muy diversos campos. Ámbitos como la sanidad, la industria o la arquitectura ya están empleando las impresoras 3D.
  • Fácil manejo. Usar una impresora 3D es muy sencillo. Cualquier persona leyéndose las instrucciones puede utilizarlas sin ningún tipo de problema y sacarle el mayor partido posible.

Pero como hemos dicho con anterioridad, no es oro todo lo que reluce y también las impresoras 3D tienen puntos débiles.

¿Cuáles son los puntos débiles de las impresoras 3D?

  • Replica de piezas. Hacer “plagios” o réplicas de productos ya existentes a poco que se tenga conocimiento del manejo de estas impresoras y un alto grado de malas intenciones es muy sencillo con las impresoras 3D.
  • Violación de los derechos de autor. En parte tiene que ver con el primer punto ya que la reproducción de obras que ya han sido creadas previamente por otros autores deberá, en caso de ser reproducidas bajo el consentimiento del autor, como pasa siempre que esto se produce.
  • Costo elevado. Hay que tener en cuenta que no son impresoras baratas por lo que antes de hacernos con una deberíamos tener muy claro para qué queremos emplearla y si realmente será un capricho o algo que daremos usabilidad.

Entra en Mactual para ver todos nuestros productos

Para acceder a otros artículos del blog

¿Compartes? ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *