Videovigilancia, el más allá

videovigilancia

La vigilancia ha llegado muy lejos y las últimas tendencias ofrecen un aprendizaje profundo que predice lo que va a pasar.

Videovigilancia desde el «Borde»

Este aprendizaje gira en torno a los datos de vigilancia que se pueden presentar en el borde (las cámaras), en los NVR (Grabador de Video de Red) o en la nube. Estas innovaciones dan un paso más y no se usan las imágenes para ver lo que ocurrió, sino para ayudar a predecir lo que ocurrirá.

Y este es el reto actual de la industria de la videovigilancia. Un nuevo concepto que trata de analizar cualquier vídeo grabado para extraer una información valiosa que nos ayude a configurar predicciones y esto es lo que se llama el aprendizaje profundo de la videovigilancia.

Para ello se requiere potencia de información y su tratamiento y muchas horas de vídeo para tratar de analizar y comprobar patrones de comportamiento en los objetos y en las personas.

Capturar más, almacenar más

Es en suma, una variable más de la inteligencia artificial (AI) muy interesante que exige, como hemos comentado, miles de horas de grabación de vídeo para conseguir la suficiente información procesable que, evidentemente,  habrá que conservar y almacenar en cantidades de datos e imágenes nunca vistas hasta la fecha.

Cámaras Innovadoras

Las cámaras están equipadas con una tecnología capaz de realizar análisis de forma autónoma sin necesidad de enviar vídeo a un servidor o a un grabador de vídeo NVR . La nueva tecnología permite a las cámaras escanear y  crear una base de datos en la propia cámara con miles de imágenes de rostros que consiguen detectar automáticamente a personas buscadas, por ejemplo, en lugares públicos y dar la alerta si fuera necesario, podrán analizar los flujos de personas y alertar de las posibles colas que pueden llegar a crearse en un evento, o detectan si alguien se ha caído y colapsa el tráfico normal de personas en un lugar como el metro, estaciones o aeropuertos y dar la señal de alarma por sí mismas.

Y todo esto se realizará en la propia cámara en tiempo real, sin depender de un servidor de servicios o de la nube que consume tanto ancho de banda como tiempo.

Para que se produzca este aprendizaje profundo y efectivo en la cámara, en el NVR o en la nube, se debe almacenar cada vez más videos de vigilancia y se debe almacenar cerca de donde ocurre el aprendizaje profundo. Ahí es donde entra en juego la industria, en especial Western Digital que ofrece un amplio portfolio de dispositivos de almacenamiento para cámaras de vigilancia o para DVR, NVR y VMS basados ​​en servidor así como soluciones para servidores back-end que dan respuesta a los nuevos retos de la videovigilancia.

Videovigilancia, el más allá.

La videovigilancia ha recorrido un largo camino. Ya no estamos usando el vídeo y las imágenes grabadas de vigilancia para ver qué pasó. Estamos descubriendo el uso del aprendizaje de la vigilancia para predecir lo que sucederá. El potencial de  futuro de la videovigilancia nace de la información susceptible de ser procesada y tratada a través de las soluciones que la industria ya ofrece al mercado.

Videovigilancia Western Digital en Mercado Actual

¿Compartes? ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *